Skip to content

Israel e a guerra da informação

junho 1, 2010

Confesiones de un antisemita
La propaganda de Israel tiende a ser macabra. Antes de que los seis barcos con ayuda humanitaria para Gaza levara anclas, el Gobierno hebreo difundía imágenes de mercados de la franja atestados de dulces y pasteles, y hasta recomendaba a la prensa que iba a desplazarse a la zona para informar sobre los rigores del bloqueo el filete de ternera y la crema de espinacas de un restaurante palestino. Ayer, tras asaltar a sangre y fuego las embarcaciones y asesinar a 10 civiles armados con banderas blancas, el Ejército israelí explicaba que no había atacado a la flotilla sino que se había limitado a cumplir la orden de impedir su entrada en el enclave. ¿Y los muertos? Legítima defensa.
Según esa misma propaganda, todo aquel que denuncia los crímenes de este Estado y la constante desproporción con la que utiliza la fuerza odia a los judíos. Es antisemita, por ejemplo, afirmar que Israel ha hecho de Gaza una gigantesca cárcel para 1,5 millones de personas, que en un 80% sobreviven gracias a la ayuda internacional, y que si hay pasteles es porque su única industria floreciente es el contrabando que llega de los túneles excavados desde Egipto. Como lo es, mantener que el muro de 700 kilómetros que consagra el apartheid es una indignidad, o que la actitud de Tel Aviv es la que más empuja a los jóvenes palestinos a las mezquitas y a los campos de terroristas.


Comentario por teano
Sobre lo de las fotos de los mercados de Gaza, a las que tanto bombo están dando en medios como Libertad Digital y similares, sólo decir que están tomadas en Noviembre de 2009, días antes de la Fiesta del Sacrificio (si os fijáis los puestos están adornados con motivos festivos), cuando cada casa pone lo mejor que tiene. España en 1940 se moría de hambre y si hubiésemos fotografiado los escaparates de las pastelerías el 23 de Diciembre también parecería que nadabamos en la abundancia.

Libertad Digital



Israelenses tentam vencer guerra de propaganda
Durante o dia, uma enxurrada de e-mails, vídeos e mensagens de texto foram disparados para as redações e estúdios de TVs de todo o mundo. Mesmo antes da chegada da flotilha, o governo israelense já tinha se engajado numa guerra de relações públicas.

One Comment leave one →
  1. Wank Carmo permalink
    junho 3, 2010 1:18 am

    A bomba também “não estava no colo do sargento”. Ou estava? Alguém se lembra da história? Bem, deixa prá depois… Abaixo, estão as provas do cardápio judeu oferecido ao povo Palestino, legitimo dono daquelas terras.

Deixe uma resposta

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s

%d blogueiros gostam disto: